Certezas de la modernidad y COVID19

Tomado del internet

La pandemia del COVID19 sacude las bases constitutivas de la civilidad moderna occidentalizada, y de su sistema económico. Sacude las falacias de nuestro antropocentrismo y nos recuerda nuestra vocación y pertenencia a la comunidad cósmica desde la diversidad de los territorios, quizás el último reducto donde se librará la batalla final.

“Por sucios e ignorantes les mata el paludismo. Aséense y vayan a la escuela”…, así increpaba a unas familias campesinas una maestra de primaria en los Andes del Perú, en años recientes…

Nos bautizaron, nos civilizamos, nos urbanizamos, nos “modernizamos”, varios nos hicimos académicos… Estudiamos a Platón, Aristóteles, Descartes, Kant, Hegel, Derrida, Foucault…

Ahora, estamos “auto encarcelados” en las prisiones que nosotros mismos compramos o construimos con nuestras manos. Ansiosos, asustados. Esperando la llegada o el paso del COVID19.

Estamos como en la última cena bíblica preguntándonos en nuestros adentros: “¿Seré yo Maestro?”. Pero, igual, el virus invisible y “omnipresente” no responde.

Presenciamos estupefactos que, como hace siete siglos atrás, la pandemia del COVID19 golpea sin misericordia nada menos que a los países y ciudades sacras desde donde emergió la modernidad, con su ciencia y su economía.

El virus del COVID19, cuyo origen y final se desconoce, trastoca todos los elementos materiales y simbólicas constitutivos de la civilización moderna, y de su expresión económica, el capitalismo.

Anuló los principios filosóficos básicos de la modernidad: libertar y razón. Después de esta pandemia, por muy urbanos o civilizados que sean las y los sobrevivientes, muy difícilmente ejercerán su libertad individual como prometió la modernidad.

La razón lineal/matemático fue apabullada por la pandemia del miedo y la desconfianza. Y no sólo es la derrota de la ciencia modélica occidental. Es ante todo la omnipotencia del miedo ubicuo que repele incluso la presencia de médicos en algunos lugares. ¡Éste impredecible e invisible está matando médicos, banqueros, ricos y empobrecidos…!

No contento con aniquilar a la razón y a la libertad, está anulando la prepotencia del monoteísmo religioso. Después del COVID19, las concepciones doctrinales sobre el Dios cristiano, musulmán o judío ya no serán las mismas. Las religiones monoteístas, al igual que la religión del libre mercado, están siendo humillados por un virus.

Medical workers in overalls stretch a patient under intensive care into the newly built Columbus Covid 2 temporary hospital to fight the new coronavirus infection, on March 16, 2020 at the Gemelli hospital in Rome. (Photo by ANDREAS SOLARO / AFP) (Photo by ANDREAS SOLARO/AFP via Getty Images)

La prepotencia de la globalización, como la materialización cultural de la modernidad, también está arrodillada, al igual que el sistema capitalista en su expresión del libre mercado. Se le atribuye a la hija del difunto Presidente del Banco Santander: “Nosotros somos adinerados… pero mi padre murió sólo, buscando lo que abunda: el aire”. Sin importar la veracidad de esta frase, el COVID19 nos enseña lo más esencial para la vida.

Este virus invisible está consiguiendo lo que ningún poder hegemónico logró en los últimos tiempos: reflejarnos nuestra condición de seres frágiles, llamados a la coexistencia comunitaria. Comunitarios ya no únicamente entre humanos, sino dentro de la comunidad cósmica.

No existió en la historia ningún movimiento social tan potente que como el COVID19 pone en jaque a la manía privatizadora del sistema neoliberal. Las y los sobrevivientes a esta pandemia, por instinto de sobrevivencia, defenderán más, creo, la sanidad pública, la economía pública…

Peste bubónica. Siglo XIV. Pintura

En el encierro, dentro de las jaulas de cemento y hierro, estamos aprendiendo que el cemento, los dólares, el asfalto, no se comen, ni nos dan de comer.

Lección para amar, retornar y reencantarnos con la Madre Tierra y las fuentes de agua. Lección para desurbanizarnos progresivamente. Lección para compartir y acumular menos.

La pandemia del COVID19 sacude las bases constitutivas de la civilidad moderna occidentalizada, y de su sistema económico. Sacude las falacias de nuestro antropocentrismo y nos recuerda nuestra vocación y pertenencia a la comunidad cósmica desde la diversidad de los territorios, quizás el último reducto donde se librará la batalla final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .